lunes, 19 de noviembre de 2007

De vuelta en pos de un homenaje pendiente

Después de un tiempo de ausencia, debido a las obligaciones del laburo vuelvo traída por "un perfume de yuyos y de alfalfa que me llena de nuevo el corazón". Respondiendo al pedido del amable público, hacemos un tardío homenaje a quien fue uno de los poetas más grandes del tango en virtud de haberse cumplido 100 años de su nacimiento. Estamos hablando de Homero Nicolás Manzione Prestera, más conocido como Homero Manzi, seudónimo que adoptó poco después de empezar su carrera. Poeta, militante político (primero del radicalismo y luego con aparente simpatía peronista) este santiagueño pobló el universo del tango de obras que dejaban el lado moralista de muchos composiciones para centrarse en una poesía más orientada a la melancolía, la ausencia, el tiempo pasado y el paso del tiempo. A pesar de no ser porteño de cuna, algunos de sus tangos reproducen de manera inigualable el clima, la luz, el ambiente , la filosofía y la música de Buenos Aires sobre todo de la zona sur, así se ve en uno de los versos de el último organito cuando dice: "Con pasos apagados, elegirá la esquina/donde se mezclen luces de luna y almacén/ para que bailen valses detrás de la hornacina/la pálida marquesa y el pálido marqués"
Un artista que no se abstraía de los sucesos de sus tiempos, militó en la universidad, más precisamente en la Facultad de Derecho donde estudiaba, abordó el cine, abogó por los derechos de los compositores y hasta dicen que fue celestina de Evita y el general Perón.
Tuvo una corta pero intensa vida que dejó un paso indeleble en la cultura ciudadana así podríamos decirle a Homero, parafraseando sus versos:
"Tu canto es el amor que no se dio,
y el cielo que soñamos una vez,
y el fraternal amigo que se hundió
cinchando en la tormenta de un querer,
y esas ganas tremendas de llorar
que a veces nos inunda sin razón,
y el trago de licor que obliga a recordar
que el alma está en orsai"..

4 comentarios:

Norman dijo...

¡Graaaaaaciaaaasss! Se tomó el tiempo y el trabajo justo para un post excelente.

Anónimo dijo...

Sinceramente muy bueno, solo eso.
Saludos.

Ruso

La matan"c"era dijo...

Gracias, por los comentarios, esperemos poder seguir complaciendo a los amables visitantes de este blog. Ya vendrá el próximo

DIONI dijo...

hola y perdon por el atrevimiento. me podriais decir quien canta el negra veni??? muchas gracias y por favor dejadlo en un comentario en mi blog. gracias

NEGRA VENI
Letra de Antonio Viérgol
Musica de Alfonso Gagliano
Compuesto en 1926

La partitura dice que fue creación de la simpática actriz Mary Froio y
está dedicada a Juan de Dios Filiberto, "iniciador del tango canción".
Reprodujo su letra José Barcia en su libro "El lunfardo de Buenos
Aires". Recuerda Barcia que por el año 1923, en el teatro Coliseo
Rivadavia, más tarde llamado Fénix de Flores, lo cantaba la
jovencísima actriz Dina González, cariñosamente llamada La Gonzalita,
que se casó luego con el autor y actor Ángel Franco. En rueda
familiar lo canta ahora bellamente la escritora Lily Franco, hija de
Dina. (JG)

Vení no más, china linda, a mi lado.
Vení, por Dios, mi carta al recibir,
que ne la catrera, solo y amurado,
estoy y sé que me voy a morir.

Te llamo a vos porque sos la acoplada
que sólo amé y jamás podré olvidar,
y quiero, Esther, que al viejo camarada,
vos le vengás los ojos a cerrar.

Por aquel ángel que voló al cielo
y que en vida unió a los dos,
dame siquiera, negra, el consuelo
de que me muera viéndote a vos.

¡Cómo palpito cerca la muerte
porque mi herida es de gravedá,
y si las patas tiro sin verte
voy a batirte mi voluntá!

Quemá el retrato de mi viejita
qi yo estoy muerto cuando llegués,
que a nadie deja la pobrecita
que en conservarlo tenga interés.

Los cuatro trastos y la guitarra
vendelos todos a un Salomón,
y a las monjitas, largales vento
pa que me recen una oración.

Negra vení,
no me dejés que muera
lo mismo que una fiera.
¡Vení, por Dios!,
que aunque un tenebroso he sido
y en la crápula he vivido,
has doy cosas que he querido:
mi viejita y vos.
jadlo en mi blog