martes, 11 de septiembre de 2007

Tango en puntas de pie

El por qué del nombre de este blog es el siguiente. El tango no es cosa fácil muchachos, al tango uno no llega porque sí y tampoco se queda así nomás. Al tango se llega con sigilo, con cuidado y se va entrando de a poquito y además las chicas, bailamos en punta de pie. Así, con delicadeza pero con fuerza, nos paramos ante los primeros compases de un tango interpretado por la orquesta de caló.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Con razón Erik estuvo bailando muy poco...se le complica para jugar al fútbol pisando con todo el pié, imaginate para bailar tango en punta de pié, se le complicaría un poco para coordinar.

Ruso

Anónimo dijo...

Yo llegué al tango por razones desgraciadas. Más que en puntas de pié, a raíz de un puntapié y me alejé como un funyi revoleado por un malevo al que le fue mal en la noche. Hasta más ver,

Norman

Estercitamilonga dijo...

En el tango uno no se puede dar por vencido en la primera de cambio, hay que seguir intentando. Por razones desgraciadas llegamos muchos, pero si uno se mete en el tema, también puede exorcizar el dolor